Escapada por las montañas del norte de León

Ya te alojes en nuestra Casa de Aldea de Los Riegos o en nuestros apartamentos, ambos en Belerda, te proponemos una ruta para pasar el día, saliendo desde aquí y que es perfecta para un día de coche. Además, es una excursión de paisajes impactantes, donde se disfruta de los mejores rincones de la Cordillera Cantábrica a caballo entre  Asturias y León. En poco más de 3 horas y media (ida y vuelta y sin contar el tiempo de las paradas) pasarás por puertos de montaña, carreteras sinuosas, valles y frondosos bosques y llegaremos de nuevo a nuestro punto de partida, Los  Riegos, en Belerda. Este trayecto no tiene ninguna pérdida en su itinerario y podrás descubrir a vista de coche  la maravillosa naturaleza del Parque Natural de Redes y del Parque Regional de Picos de Europa.

Lugares imprescindibles

Si dispones de poco tiempo, o solo quieres ver lo más importante, no te deberías perder:

  • Mirador del Puerto de Tarna
  • Vistas del Embalse de Riaño y su entorno
  • Vistas hacia la cara sur de Picos de Europra desde el Puerto de Panderrueda
  • Oseja de Sajambre y Soto de Sajambre
  • Desfiladero de los Beyos

 Itinerario

Desde Belerda enseguida empezarás a subir el puerto de Tarna, siguiendo la carretera As117. Entre la masa forestal de fresnos, arces y avellanos primero y hayas después, se sube hasta coronar los 1.490 metros de altitud del puerto, límite entre Asturias y León. Tarna es uno de los puertos de montaña más elevados de la Cordillera Cantábrica, en un entorno de gran riqueza de fauna y flora, además de miradores naturales de gran belleza paisajística. Por Tarna pasa el Camín Real del Sellón, que  tiene aquí su punto más alto; esta ruta, que actualmente es el GR-102, ya era utilizada por viajeros medievales que les conducía hasta la costa de Villaviciosa y de Ribadesella, pero es muy posible que ya fuera abierta antes de la época romana. En su parte baja, este GR-102 pasa junto a Belerda y es perfecto para un paseo cercano a Los Riegos.

En Tarna, coincidiendo con el límite autonómico, se pasa del Parque Natural de Redes, en Asturias, al Parque Regional de los Picos de Europa, en León (no confundir con el Parque Nacional de Picos de Europa). Siguiendo nuestra ruta hacia Riaño, nos adentraremos en la parte leonesa del puerto, recorriendo el hermoso valle de Riosol. Aquí la orografía es más suave que en la parte asturiana y junto con los cordales montañosos destacan amplias zona del fondo de los valles y vallejas regadas por las cabeceras del río Esla dedicados a pastos para la abundante cabaña ganadera. En esta vertiente sur de la cordillera, además de cigüeñas y aves rapaces destaca la abundancia de pequeños pajarillos (currucas, escribanos, alcaudones…) asociados a la gran variedad de arbustos y matorrales que cubren las laderas.

Antes de llegar al embalse de Riaño, desde la  carretera que seguimos, veremos salpicados sobre las sierras y sus valles pequeños pueblos como La Uña, Lario, Maraña, todos ellos hoy en día con una población muy reducida.

De todos estos pequeños pueblos destacaremos la pedanía de Lario. En la parte baja del pueblo se encuentra su recoleta iglesia del siglo XV con una torre campanario exenta. Reformada en diversas ocasiones, la última restauración la ha dejado en muy buenas condiciones. También se ha restaurado un hermoso hórreo en la entrada oeste. En Lario encontraremos además la Casa del Parque Regional Picos de Europa en los antiguos cuarteles de la Guardia Civil. En este Centro de Interpretación (cuyos horarios oficiales encontrarás en el enlace) se expone al visitante una visión general del Parque Regional y se proporciona información acerca de los servicios que ofrece la Red de las Casas del Parque, así como las posibilidades de visita que ofrece el Parque Regional de Picos de Europa en lo referente a rutas, geología, fauna, vegetación, patrimonio cultural, etc. Desde la Casa del Parque se organizan muchas actividades: rutas guiadas, visitas al parque, talleres de identificación de fauna… ¡pregunta e infórmate! También tienes la opción de ir desde Belerda, unos 45 minutos, hacer la actividad y volverte tranquilamente a Los Riegos.

Pasado Lario y Burón llegaremos al cruce con la N-625, donde nos indican a la izquierda hacia Cangas de Onís y a la derecha hacia Riaño. Aquí nos podemos acercar hasta Riaño, a unos 7 km, por la carretera que bordea la margen izquierda del embalse. Podemos contemplar a nuestra izquierda impresionantes paisajes (espectaculares en otoño) de bosques de hayas y robles, praderías y formaciones arbustivas y a nuestra derecha las abruptas laderas calizas que desde el embalse se alzan hasta los casi 2000 m de altitud del pico Yordas.

El actual Riaño, principal población de la zona, es el resultado de la traumática construcción del embalse que en 1987 anegó el pueblo original. Posteriormente fue reedificado en el paraje de Valcayo. Antes del traslado, su economía estaba basada en la ganadería. Actualmente es predominante el sector de servicios, dedicado fundamentalmente al turismo, que acude a la localidad para disfrutar de las zonas de montaña y los espacios naturales.

Riaño dispone de un Museo  Etnográfico donde existe una zona arqueológica. Además si nos aproximamos al embalse, podremos dar un paseo en barca o alquilar piraguas o un velero.

Desde Riaño desandaremos camino siguiendo la N-625, dirección al puerto del Pontón y Cangas de Onís. Es esta otra bella carretera que enseguida corona este puerto de 1290 metros de altitud. Cuando estemos llegando a lo más alto del puerto veremos una carretera que sale a nuestra derecha (LE-244) y que llega hasta Posada de Valdeón y otros pueblos de este valle, ya dentro del Parque Nacional de Picos de Europa. Aunque no sigamos la carretera que baja hasta el pueblo de Posada de Valdeón (quizás se alargaría demasiado la ruta para un solo día), merece la pena acercarse hasta el puerto de Panderrueda y su espectacular mirador sobre la cara sur de Picos de Europa Picos y sobre la sierra de Gildar, ya que son solo unos escasos 5 km desde el cruce.

Volveremos hacia el Puerto del Pontón para retomar la N-625, hacia el valle de Sajambre, perteneciente al Parque Nacional de los Picos de Europa. Oseja de Sajambre ha sido lugar de  nacimiento de varios prohombres de la política y la Iglesia y eso se nota en la arquitectura de algunos de sus edificios, como el de la iglesia, construida a  expensas del obispo de Oviedo en 1855, la casa solariega de los Piñán o el edificio del Ayuntamiento. También sorprende el gran número de hórreos que aún se conservan. Existe un Museo Etnográfico donde se muestran utensilios utilizados hasta no hace mucho tiempo.

De impresionante se puede considerar la orografía del valle de Sajambre, presidido por la Peña Niajo (1739 m), y cuyas aguas forman el tramo leonés del río Sella, que se internan en el desfiladero de Los Beyos. También sus bosques, que incluyen hayas, robles, castaños… acompañan al viajero gran parte del trayecto, como el hayedo del monte Jichiello, donde está la fuente del Infierno, nacimiento del Río Sella.

Dejando atrás Oseja, podemos desviarnos a Soto de Sajambre tomando una estrecha carretera que termina en este pueblo, el más alto del valle de Sajambre; por él pasa la antigua ruta del Arcediano, camino peonil que lleva hasta Amieva, y sale la pista que va a Vegabaño pradera rodeada de  bosques haya y roble y señoreada por la mole del pico Peñasanta (2.596 m.). En Soto se puede visitar su escuela-museo, muy interesante.

De vuelta a la carretera principal, seguimos bajando acercándonos al desfiladero de Los Beyos. El río Sella durante milenios ha excavado a lo largo de unos 9 km una angosta garganta con impresionantes paredones de piedra caliza, que en varios tramos se acercan a los 900 m de altura sobre el río. En mitad del desfiladero se pasa de León a Asturias. Viajando en el sentido del curso del río, desde el sur hacia el norte, el primer tramo se sitúa  entre Covarcil y el Puente Angoyo, en el que destacan las formaciones rocosas de El Frailón y Les Monxines  (localmente Pica la Plana y los Cuatro Picos). Se sigue después hacia La Huera o Güera y Vidosa, en donde destaca la cascada de Aguasalió. El último tramo se extiende entre Puente Vidosa y Ceneya, en el que se deben destacar los desplomes denominados del Carriá y el pre-Cornión.

Este desfiladero da nombre al queso que se hace en esta zona de Sajambre, Amieva y Ponga: el queso Los Beyos. Es un queso que está amparado por la I.G.P. (Indicación Geográfica Protegida) “Queso Los Beyos”, puede ser elaborado con leche de vaca o de oveja o de cabra (sin mezclar las leches).

Dese Vidosa se puede optar por volver hacia Los Riegos desandando el mismo camino a través del puerto de Tarna (una hora y tres cuartos, aproximadamente), o continuar ruta siguiendo el Sella hacia Cangas de Onís y Arriondas y aquí volver siguiendo la carretera N-634 hacia Infiesto y Nava hasta Lieres, donde tomamos la As-119 hacia El Entrego y la As-117 hasta Belerda (una hora y cincuenta minutos, algo más cómoda de conducir).

¡No te despistes si quieres pararte a comer! Hay sitios, pero muchos no están abiertos de continuo y a veces están lejos unos de otros. Aquí van unos cuantos pueblos en los que puedes comer y hay buenos sitios: Burón, Lario, Riaño, Villafrea de la Reina, Oseja y Soto de Sajambre, Puente Agüera…